Google+ Facebook Twitter Feed
papel  ebook  todos
Tu editorial

Calabazas en el Trastero: Monstruos de cine

Ficción literaria » Ficción moderna y contemporánea

      
      
Calabazas en el Trastero: Monstruos de cine
Precio:6,73
Disponible
Autor: Andrés Abel, Ignacio Cid, Juan C. Colorado, Luis González, Carlo

ISBN: 9788493807672

Formato: PAPEL

Idioma: Español

Editorial: Saco de Huesos Ediciones

Año de publicación: 2011

Nº de páginas: 190


Desde el inicio del cine, un 28 de diciembre de 1895, el hombre ha tratado de plasmar en este nuevo formato los monstruos que le acompañan desde que tiene uso de razón. Aunque la primera película pensada para asustar tardó quince años en proyectarse (Frankestein, 1910), el cine causó espanto desde el mismo día de su estreno. El film que los hermanos Lumière usaron para mostrar su invento, L'arrivée d'un train à La Ciotat (La llegada del tren), que mostraba la llegada de un tren a la estación de Ciotat, provocó auténtico pavor entre los primeros espectadores, que gritaban y escapaban de la sala creyendo que un tren se les echaba encima. Desde entonces muchas fueron las películas terroríficas que espantaron a generaciones enteras, y muchos fueron sus monstruos. El Golem (Paul Wegener, 1915), El gabinete del doctor Caligari (Robert Wiene, 1920), Nosferatu, el vampiro (F. W. Murnau, 1922), El jorobado de NotreDame (Wallace Worsley, 1923), El fantasma de la ópera (Rupert Julian, 1925), M, el vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931). Decir que la imaginería cinematográfica bebía de la narrativa oral y escrita es faltar un poco a la verdad. Lo hacía, sí, pero pronto comenzó a parir sus propios monstruos. El vampiro, el hombre lobo, el zombi haitiano, el golem, el fantasma o el diablo no tienen mayor eso en este universo visual y sonoro que Godzilla, los Critters, las sanguijuelas mutantes de Vinieron de dentro de, Alien, el psicópata invencible Michael Myers de Halloween o los zombis de Romero. Todos besaron el santo, aterrorizaron a millones de espectadores. Nacieron de la nada y perduraron en el subconsciente colectivo como otro monstruo a tener en cuenta.



Etiquetas: