• Carta octava á Irénico
I. Variedad de vacantes, y distinción entre la vacante y los hechos que la siguen I Objeto de esta carta. 3 Las vacantes resultan de varias causas. De sentencia eclesiástica como la de Pablo Samosateno, 7 y la de Habencio restablecido en el concilio Toledano VI. 8 que recibió una carta del papa Honorio, á que respondió S. Braulio. 11 El Santo vindica á los obispos de España, hablando al Papa con singular respeto y amor á la verdad. 12 Hay vacantes que resultan de providencias de la potestad civil, como las de los papas Liberio, 13 y S. Silverio. 14 Las hay que resultan de renuncia ó ausencia voluntaria del obispo; 15 ó de la voluntaria separacion ó resistencia de la feligresía. 17 Suele ser difícil conocer cual es la voluntad moralmente unánime de un pueblo. 18 Ejemplo de S. Pablo y Bernabé, 19 y reglas del papa S. Clemente para cortar disturbios sobre vacantes y su provision. 21 No se confunda el hecho de la vacante con los hechos que la siguen, ni la certeza de estos ó de aquel con la justicia ó injusticia de sus causantes. I. Mi caro Irénico: Con razon dice Vm. que en el retiro en que ahora me hallo, tengo más proporcion que en el que dejé el día primero de setiembre último, para hablar con personas y leer libros de mucha erudicion y sólida doctrina sobre los puntos de mis Observaciones pacíficas, y adelantar con menos trabajo la impresion de lo que escriba. En efecto he podido en poco más de dos ó tres meses concluir la impresion del Apéndice III, y publicar las notas y correcciones de toda la obra, y los índices del tomo último. Sin embargo se equivoca Vm. mucho en pensar que ahora podré extender los puntos indicados en el tercer Apéndice según mi plan anterior. Me son del todo imposibles la meditacion y combinacion necesarias para este trabajo. Lo que no desconfío poder hacer, si Dios me conserva algun año, ó algunos meses la vida y las fuerzas actuales, será ir reuniendo y coordinando los apuntes que tengo sobre lo que deseaba tratar, y remitirlos á Vm. sucesivamente en algunas cartas, que podrán servir de complemento á mis Observaciones: al modo que las Seis que escribí á Vm. contra los principios de Spedalieri sobre contrato social, fuéron como un prólogo de ellas. Y comienzo con la presente carta que solo tratará de las Sedes episcopales vacantes. De ellas pensé hablar muy poco, y de paso, cuando hiciese mis observaciones sobre cual método de eleccion de obispos de los que se han practicado en la Iglesia, podrá ser el mas oportuno en España en el estado permanente que seguirá al de las agitaciones políticas y eclesiásticas que sufre la nacion española en consecuencia de los abusos mas ó ménos antiguos, y de las deudas y guerras más ó menos modernas que han hecho tan necesaria su reforma general. 2. Pero Vm. y algunos otros amigos me obligan á hablar luego de las sedes vacantes, en consecuencia de la ley sancionada por S. M. en su decreto del 3 de noviembre de 1822. El artículo segundo de esta ley dice: Se declaran vacantes las sillas de los obispos que sean ó hayan sido extrañados del reino, procediendo el Consejo de estado á realizar las propuestas, y se encarga al Gobierno haga cumplir lo prevenido en la ley de 17 de abril del año próximo pasado respecto de aquellos que estén con los facciosos ó conspiren contra el sistema constitucional. Contra esta ley hace algunas semanas que corrió la voz de que el Sr. Nuncio de su Santidad había dirigido al Gobierno una Nota, ó representacion muy vehemente; y despues se ha dicho que se imprime alguna impugnacion de la nota en defensa de la ley. Atendida la delicadeza de las circunstancias políticas actuales de la Europa, estas noticias aumentaron mis temores de que los enemigos internos y externos del gobierno actual de la España habrán influido en echar esta nueva manzana de discordia entre las dos cortes de Roma y de Madrid. Y si son ciertas algunas espresiones que se suponen en la tal Nota, no faltará quien sospeche que la corte de Roma desea y procura que no quede Nuncio en Madrid cuando se vayan los embajadores de la santa alianza; pues parece que el Sr. Nuncio los ha precedido en pasar al Gobierno notas que sean ocasion de que este le envíe sus pasaportes, ó que sirvan de pretexto para pedirlos, si se difiere mucho la contestacion,...

Escribe un comentario

Nota: El HTML no se traduce!
    Malo           Bueno
Captcha

Carta octava á Irénico

  • Autor:
    Fèlix Amat De Palou I Pont

  • Código del producto: 410-1
  • Colección: Religiones y sistemas de creencias
  • Categoría: Literatura y estudios literarios, Humanidades, Textos clásicos, Religión y creencias
  • Temática:
  • ISBN: 9788497701648
  • Idioma: Español / Castellano
  • Formato: Pdf
  • Cómpralo AQUI

Tags: Carta octava á Irénico, Amat De Palou I Pont, Fèlix,