• El crimen de Lord Arthur Saville
Era la última recepción que daba lady Windermere antes de la Pascua, y Bentinck-House estaba más concurrida que nunca. Seis miembros del gabinete vinieron directamente una vez terminada la interpelación del speaker, (Presidente de la Cámara de los Comunes) con todas sus condecoraciones y bandas. Las mujeres bonitas lucían sus atuendos más elegantes y vistosos, y al final de la galería de retratos, se encontraba la princesa Sofía de Carlsruhe, una señora gruesa, de tipo tártaro, con unos pequeños ojos negros y unas esmeraldas magníficas, hablando con voz aguda en mal francés y riendo sin mesura todo cuanto le decían. En realidad aquello era una espléndida mescolanza de personas: Altivas esposas de pares del reino charlaban cortésmente con violentos radicales. Predicadores populares se codeaban con célebres escépticos. Todo un grupo de obispos seguía, de salón en salón, a una corpulenta prima donna. En la escalera se agrupaban varios miembros de la Real Academia, disfrazados de artistas, y dicen que el comedor se vio por un momento lleno de genios. En una palabra, era una de las veladas de mayor éxito de lady Windermere, y la princesa se quedó hasta cerca de las once y media de la noche. Inmediatamente después de su partida, lady Windermere regresó a la galería de retratos, donde un famoso economista explicaba, con aire solemne, la teoría científica de la música a un indignado virtuoso húngaro; y comenzó a hablar con la duquesa de Paisley. Lady Windermere lucía extraordinariamente bella, con su garganta marfilina y de líneas delicadas, sus grandes ojos azules, color miosotis, y los bucles de sus cabellos dorados. Cabellos de oro puro, no de esos que tienen un tono pajizo que hoy usurpan la hermosa denominación del oro, cabellos que parecían tejidos con rayos de sol o bañados en ámbar, cabellos que encuadraban su rostro como un nimbo de santa, con la fascinación de una pecadora. Se prestaba a un interesante estudio psicológico. Desde muy joven, descubrió en la vida la importantísima verdad de que nada se parece tanto a la ingenuidad como la indiscreción y, por medio de una serie de escapatorias arriesgadas, inocentes por completo la mitad de ellas, adquirió todas las ventajas de una definida personalidad. Había cambiado más de una vez de marido. En la Guía Social de Debrett, aparecían tres matrimonios a su crédito, pero como no cambió nunca de amante, el mundo dejó de murmurar en sordina sus escándalos. En la actualidad contaba cuarenta años, no tenía hijos y la dominaba aquella pasión desordenada por los placeres que constituye el secreto para conservarse joven. De repente miró ansiosa a su alrededor por el salón, y dijo con una voz clara de contralto: -¿Dónde está mi quiromántico? -¿Tu qué, Gladys? -exclamó la duquesa con un estremecimiento involuntario. -Mi quiromántico, duquesa. Ya no puedo vivir sin él. -¡Querida Gladys, tú siempre tan original! -murmuró la duquesa, intentando recordar lo que era en realidad un quiromántico, y confiando en que no podía ser lo mismo que un pedicuro. (Se trata de una confusión de palabras, pues al pedicuro se le llama en inglés ?Chiropodist?, y al quiromántico: ?Chiromantist?.) -Viene a verme la mano dos veces por semana, con regularidad -continuó lady Windermere- y es muy interesante lo que estudia en ella. ?¡Dios mío! -pensó la duquesa-. Después de todo debe ser una especie de pedicuro de las manos. ¡Qué terrible! En fin..., supongo que será un extranjero. Así no resultará tan atroz. -Tengo que presentárselo. -¡Presentármelo! -exclamó la duquesa-. ¿Quieres decir que está aquí?, y empezó a buscar su abanico de carey y un chal de encaje viejo, preparándose para marchar en seguida.

Escribe un comentario

Nota: El HTML no se traduce!
    Malo           Bueno
Captcha

El crimen de Lord Arthur Saville

  • Autor:
    Oscar Wilde

  • Código del producto: 519-1
  • Colección: Teatro
  • Categoría: Literatura y estudios literarios, Obras de teatro, textos teatrales
  • Temática:
  • ISBN: 9788497706070
  • Idioma: Español / Castellano
  • Formato: Pdf
  • Cómpralo AQUI

Tags: El crimen de Lord Arthur Saville, Wilde, Oscar,