• El hospital siniestro/Muerte y hoguera en la noche de san Juan
(En un frío e impersonal despacho, un hombre de unos cincuenta años se mueve nervioso de un extremo a otro, cuando alguien llama a la puerta, que él mismo se encarga de abrir, y tras ella aparecen dos policías uniformados: un hombre de unos treinta años y una mujer algo más joven que éste.) Gerente.- Pasen, los estaba esperando. Alonso.- Buenas tardes. Soy el agente Daniel Alonso, y mi compañera es la agente Elena Villalba. Es usted quien nos ha llamado, supongo. (El gerente estrecha la mano de los recién llegados mientras contesta:) Gerente.- En efecto, he sido yo. Me llamo Manuel Yuste, y soy el gerente del hospital. Por favor, tomen asiento. (Se sientan los recién llegados, en las sillas que Manuel Yuste tiene frente a la mesa de su despacho. Una vez que los agentes han tomado asiento, el gerente hace ademán de sentarse en el lugar que a él le corresponde, tras la mesa, aunque, en el último instante, algo parece obligarle a cambiar de idea, y de nuevo se incorpora.) Gerente.- Perdonen, pero estoy tan nervioso, que no puedo parar dos segundos sobre una silla. Lo ocurrido es tan grave. Alonso.- Puede usted permanecer de pie, sentarse o hacer lo que le plazca, pero hable, se lo ruego. Tenemos el tiempo justo. Gerente.- Trataré de ser breve, aunque el caso es tan delicado que ni siquiera sé por dónde empezar. Créanme, estoy aterrorizado, y no quiero ni pensar en las consecuencias de que algo así salte a la prensa. Tengan en cuenta que este centro es muy elitista, la reputación del "Virgen de los Remedios" va más allá de nuestras fronteras nacionales. Aquí vienen las mayores fortunas del país, y con frecuencia atendemos a pacientes extranjeros, cuyo nivel adquisitivo no podrían ustedes ni imaginar. El secuestro de un bebé acabaría con nuestro buen nombre, y con la confianza que nuestros clientes tienen depositada en nosotros Alonso.- Lo entiendo. No perdamos más tiempo. El comisario Enríquez ya nos avisó de lo que íbamos a encontrarnos, pero sólo nos habló de la desaparición de un recién nacido. Eso no tiene por qué significar que se trate de un secuestro. (Girando la cabeza hacia su compañera añade:) ¿No opinas tú lo mismo, Villalba?


Escribe un comentario

Nota: El HTML no se traduce!
    Malo           Bueno
Captcha

El hospital siniestro/Muerte y hoguera en la noche de san Juan

  • Autor:
    Paz Mancebo

  • Código del producto: 5321
  • Categoría: Biografías, literatura y estudios literarios, Obras de teatro, textos teatrales
  • Temática: Obras de teatro, textos teatrales
  • ISBN:
  • Tamaño: 140 x 210 mm
  • Páginas: 188
  • Idioma: Español / Castellano
  • Interior: